El cuerpo es nuestro templo y la base de nuestro bienestar, por ello Jesús Bonilla, el maestro de yoga Tanumânasî, afirma que es imprescindible realizar una serie diaria de asanas de Hatha Yoga o Kundalini Yoga con las que obtienes grandes beneficios. Las posturas y ejercicios que incluye Kundalini Yoga junto con las prácticas de Pranayama y Meditación conducen a la persona a alcanzar un equilibrio físico y mental que facilitan el despertar de la conciencia del cuerpo. El Prana, energía vital, se activa con la práctica constante de las asanas de Hatha Yoga, de esta manera se consigue llevar una vida más saludable, reduciendo y llegando a eliminar en poco tiempo con la ayuda de Kundalini Yoga incluso contracturas y dolores musculares, frecuentemente producidos en la espalda tanto en la zona lumbar como torácica y cervical. Uno de los indicativos infalibles de juventud es la flexibilidad de la columna vertebral, elasticidad corporal que se desarrolla grandemente con las prácticas conjuntas de clases de Kundalini Yoga y Hatha Yoga en Madrid con Jesús Bonilla.

Yoga Respiración Kapalabhati Pranayama Padmasana

Tanumânasî en postura de loto practicando Pranayama en las cañadas del Teide, Tenerife.En la respiración yoga, Kapalabhati es un pranayama para practicar diariamente en padmasana. "Kapala" es una palabra sánscrita que significa cráneo y "Bhati" brillar. Por tanto, Kapalabhati significa el pranayama que hace brillar el cráneo. Esta Kriya purifica el cráneo, y por tal razón corresponde a uno de los Shat Karmas (seis procesos purificatorios del Hatha Yoga), siendo usado también en Kundalini Yoga. Para practicar Pranayama, nos sentamos siempre en Padmasana o postura de loto. Pon las manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba y el pulgar y el índice tocándose en Chin Mudra. Cierra los ojos. Realiza Puraka y Rechaka con rapidez. Debes de hacerlo vigorosamente lo que produce abundante transpiración y constituye una excelente forma de ejercicio. Los expertos en Kapalabhati, pueden realizar varias rondas y continuar con la Bhastrika. En este Pranayama no hay Kumbhaka y el Rechaka juega un papel prominente. El Puraka es suave, lento y prolongado (Dhirga); pero el Rechaka debe ser realizado rápida y forzadamente por contracción del diafragma con impulso hacia atrás. De este modo practicamos Kapalabhati y Bhastrika en mis retiros de yoga.

Cuando realices Puraka relaja el diafragma. Algunos estudiantes por impulso natural, curvan la columna vertebral y doblan también la cabeza. Esto no es deseable. La cabeza y el tronco deben mantenerse erectos. En Bhastrika las expulsiones del aliento siguen unas a las otras en rápida sucesión. Al principio puedes efectuar una expulsión por segundo y gradualmente aumentarlas a dos. Al principio haz tres vueltas por la mañana de solamente diez expulsiones; en la segunda semana realiza también tres vueltas por la tarde y en la tercera practica tres vueltas al amanecer, tres al medio día y tres al crepúsculo. Iras aumentando gradualmente cada semana diez expulsiones en cada vuelta hasta alcanzar 120 expulsiones en cada una de ellas. Esto purifica los Nadis el sistema respiratorio y las fosas nasales. Esta práctica desarrolla considerablemente los pulmones. El anhídrido carbónico es eliminado en gran escala y se disipan las impurezas de la sangre. Los tejidos y las células absorben gran cantidad de oxígeno, el corazón funciona debidamente, los sistemas respiratorios y circulatorios se tonifican y el practicante, además de gozar de excelente salud, despierta determinados poderes o Siddhis.